Podcast – 28 – Proteger la red local

En diferentes programas hemos visto estrategias lógicas, tanto de ataque como de defensa, pero hoy bajaremos a una defensa más física: cómo podemos proteger nuestras redes locales para que no sean alteradas sin el consentimiento de su administrador.

Micro con feed

Fuente imagen:PerfectYourPodcast

Cuando una empresa tiene diferentes sedes es muy común que la gestión de la red local esté centralizada en un equipo administradores (según el tamaño de empresa el “equipo” puede ser una única persona, y puede que no sea su única labor…) que trabaja desde una oficina a cientos o miles de kilómetros de las otras bases. Así, ¿cómo puede el administrador de red minimizar problemas de red física local en ubicaciones tan lejanas donde, generalmente, otras personas pueden acceder y trastear sin ser vistas?

Para asegurar el comportamiento esperado de la red local, un administrador de redes se asegurará de, al menos, estos tres puntos:

  1. Los equipos de red (switches, routers…) deben estar en un cuarto cerrado bajo llave donde sólo una o dos personas puedan acceder. Si los equipos están en una sala común al alcance de cualquier trabajador o visitante es mucho más probable que alguien los toque y acabe generando problemas. Así pues hay una primera seguridad física: hay que evitar que sean alcanzables físicamente.
  2. El segundo punto sería una seguridad lógica que impida que la gestión del equipo sea accesible desde la propia red local. Por norma general un administrador de redes controlará y administrará sus equipos utilizando una red lógica diferente a la de los usuarios. Así pues, siempre que sea posible, se creará una VLAN específica para la gestión de los propios equipos de red. Esta VLAN será diferente a la red donde están conectados los equipos de usuario (ordenadores, impresoras, puntos Wifi, etc.). Además se aplicará una política de acceso de tal forma que únicamente los administradores puedan acceder a esta red de gestión específica: nadie de la oficina remota debe poderse conectar a la consola de gestión de los equipos de red. Lo ideal es que cualquier intento genere una alarma que avise al administrador para que pueda actuar en consecuencia (y darle un tirón de orejas al usuario cotilla).
  3. Nos falta el tercer punto: proteger a la red en su conjunto. No es nada raro que ya sea por ampliaciones no previstas o porque alguien considera que necesita más tomas de red en una sala de reuniones conecten switches o hubs a la propia red. Generalmente estos equipos vienen configurado para que funcionen a la primera sin más preparación (Plug&Play), pero en manos de una persona no técnica estos añadidos pueden acabar con un espagueti de cables y una red con una gran cantidad de interconexiones que la haga lenta e incluso que provoque pérdidas de servicio: No sería la primera oficina que se queda sin red porque alguien conectó los dos lados del cable al mismo equipo generando un bucle físico que acaba en tormentas de tráfico que inundan la red y la inutilizan. Así pues para proteger el correcto funcionamiento de la red local, un administrador debe hacer lo posible para evitar que conecten equipamiento de red no previsto que pueda generar problemas. Para ello hay dos estrategias básicas en función de los equipos de red que se pueden conectar:
      1. Los hubs (o concentradores) son equipos tontos que simplemente multiplican el número de equipos que se pueden conectar a la red. No tienen inteligencia alguna y cualquier cosa que reciben por un puerto de red lo envían por el resto. Son poco eficientes y propensos a generar tormentas de broadcast, pero son baratos. ¿Cómo evitamos que conecten un hub a nuestros equipos de red? Limitando el número máximo de equipos que pueden conectarse a cada una de nuestras tomas de red. Así si en una boca de red donde sólo debería haber un ordenador de usuario, nuestro equipo detecta dos o más sabremos que pasa algo raro. La estrategia más común es inhabilitar dicha toma (dejando sin servicio a esos ordenadores) para proteger la red en su conjunto.
      2. Como hemos dichos los hubs son equipos poco eficientes por lo que tienden a ser sustituidos por los switches (o conmutadores). Una de las grandes ventajas de los switches es su capacidad para detectar bucles de red y permitir la redundancia de caminos: así si cae una conexión pueden activar otra que tuvieran reconocida previamente para que los usuarios sigan teniendo servicios. Este capacidad de redundancia se consigue mediante el protocolo de spanning tree (o sus variantes más modernas). Este protocolo intercambia mensajes BPDU entre los switches de tal forma que todos aprenden una topología de red y detectan aquellos caminos redundantes que pueden usar en caso de problemas con la topología inicial. Los ordenadores o impresoras no utilizan este protocolo, ya que es algo propio de los switches, por lo que si nuestros equipos de red detecta tráfico BPDU desde una toma de red que debería ser de equipo final (el PC de un usuario) puede asumir que alguien ha conectado un switch y bloquear dicha toma de red para proteger al resto.

Descarga directa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *