WAF – Web Application Firewall

Un Web Application Firewall (WAF) es un sistema que analiza, filtra y bloquea el tráfico del protocolo HTTP que gestionan los servicios web. A pesar de incluir el término firewall en su nombre, podemos decir que los WAF son más bien una evolución de los IDS/IPS generalistas para cubrir específicamente la protección de los sistemas web. Los WAF analizan el tráfico el tráfico que capturan, no sólo por las direcciones IP y puertos, que es lo que haría un firewall; sino también por el contenido de las peticiones y respuestas transmitidas. Así el sistema trata de detectar diferentes patrones de ataques a servicios web (Inyecciones SQL, Cross-Site Scripting (XSS), Cross-Site Request Forgery (CSRF), etc.).

WAF

Montaje tradicional de un sistema WAF.
Fuente imagen: Terminatio

Si bien las funciones que realiza un sistema WAF puede ser realizadas por los IPS tradicionales correctamente configurados, el gran desarrollo en los últimos años de las aplicaciones web ha hecho que sean cada vez un objetivo más goloso para los usuarios malintencionados y ha propiciado la creación de una herramienta específica para su protección.

Tal como se muestra en la imagen superior, aunque podríamos conectar el sistema WAF de forma independiente, generalmente se utiliza como una segunda capa de protección: un firewall tradicional bloquear todo el tráfico que no sea HTTP de manera que el sistema WAF sólo deba analizar y gestionar el tráfico web. Esta doble capa de seguridad permite que cada una de ellas sea más eficiente y genere el mínimo retraso posible en la comunicación. La actuación de un IDS/IPS, categoría dentro de la que cabría enmarcar los WAF, implica el análisis del tráfico capturado antes de decidir si darle paso o bloquearlo por lo que siempre habrá una latencia añadida al sistema. Para evitar que los usuarios noten esta latencia es importante que los WAF sólo deban analizar el tráfico que realmente tenga como destino las páginas web que protegen. Un sistema WAF en solitario es posible y funcional, pero no sería eficiente de cara al rendimiento de la aplicación web (que, al fin y al cabo, es lo que el usuario final nota).

Otra de las ventajas de los WAF frente a los IPS tradicionales son que, debido a su especificidad en la protección, incorporan herramientas específicas y adaptables a casi cualquier entorno web. Así es posible crear reglas específicas de protección para cada aplicación, con lo que al final se consigue un sistema de protección totalmente adaptado a las necesidades de cada cliente. Se trata de un cambio de paradigma de buscar ataques o vulnerabilidades conocidos por parte de un IPS a proteger específicamente nuestra web con sus peculiaridades específicas.

Esquema de un WAF Cloud

Diagrama de un WAF en la nube.
Fuente imagen: CDNetworks

Debido a la expansión de los servicios ‘en la nube’, muchos sistemas de seguridad que se crearon pensando en las estructuras tradicionales (cliente <> protección <> servicio) han debido integrarse también como servicios ofrecidos en la nube para poder mantener el mismo nivel de protección.


Como nota curiosa si buscáis por Internet WAF es posible que os encontréis con el Wife Acceptance Factor, que poco tiene que ver con la seguridad informática 😉

Un pensamiento en “WAF – Web Application Firewall

  1. Pingback: Podcast - 29 - WAF - Securizando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *